CATALUÑA Y LOS POSIBLES NUEVOS ESCENARIOS O ESTADO LIBRE ASOCIADO

Cataluña y los posibles nuevos escenarios: Federalismo o Estado libre asociado.

Continua la lectura de CATALUÑA Y LOS POSIBLES NUEVOS ESCENARIOS O ESTADO LIBRE ASOCIADO

Anuncis

LAS REFLEXIONES DE RAMÓN COTARELO “Los Reypublicanos”

PALINURO

sábado, 27 de octubre de 2018

“Los reypublicanos”

 

Continua la lectura de LAS REFLEXIONES DE RAMÓN COTARELO “Los Reypublicanos”

HAN PERDIDO EL JUICIO

viernes, 26 de octubre de 201

Han perdido el juicio

 

R.Cotarelo

PALINURO

—————————————————————————————————–

e argucias, incompetencias, abusos, maniobras, se añade que toda la causa está montada sobre los informes de un teniente coronel, Daniel Baena, jefe de la policía judicial judicial de Catalunya que, en sus ratos libres alimentaba dos cuentas disimuladas de tuiter desde las que insultaba y amenazaba a los independentistas. O sea el uniformado Baena investigaba a los in
Efectivamente, el título tiene significado doble. Incluso causal: porque unos han perdido el juicio, otros van a perder el juicio. En fin, que esto del Estado de derecho es demasiado complicado para España.
La serie de peripecias que ha rodeado esta rocambolesca instrucción apunta más a un proceso de alocada y compartida arbitrariedad que a un proceso judicial penal con garantías. Unos comportamientos tan caprichosos como mezquinos del juez en relación con los derechos de las y los presas políticas que se corona con una acusación de delitos que no se han podido demostrar ni indiciariamente pues falta un componente esencial en su tipificación. Acusación a los presos políticos, pero no a su máximo responsable político, a quien no se puede acusar en el extranjero porque sus tribunales no lo aceptan, razón por la cual, el juez español se niega a llevarlo a España, de forma que la necesidad se hace virtud.
A los conflictos judiciales internacionales se añade una balumba orgánica interior, hecha de tratos de favor entre magistrados, manipulaciones de nombramientos, supuestas falsedades que deja el prestigio del tribunal juzgador, el Supremo, literalmente por los suelos.
A esa madeja de independentistas de día como agente judicial y, de noche, los insultaba y amenazaba, disfrazado de travieso troll. Luego, los informes de este elemento según parece, han servido al juez Llarena para montar su causa jurídico-literaria. Con razón es esta tan estrafalaria. Sus fuentes lo son. Y lo que hace este caso insostenible y necesitado de anulación no es que lo sean; es que él no se haya dado cuenta y las dé por buenas.
¿Es posible tomarse esto en serio?
Entiendo la mucha preocupación de la gente con las condenas que puedan salir de esos juicios. Es evidente que quienes los han instigado, incoado, admitido y procesado han perdido el poco que les quedaba. Entiendo también el propósito de hacer servir la farsa judicial como un juicio político, con una potente denuncia que haga (más) visible Catalunya en Europa. Pero no me convence poner las trincheras tan atrás. Si hay juicio, ya veremos; si hay condenas, también veremos. Pero es preciso empezar negando la legitimidad de raíz de este proceso por vicios evidentes y pidiendo su anulación y la liberación ipso facto de los presos políticos. Para la acusación particular habrá mil interpretaciones de mil doctrinas que la silencien.
Prevalecerá el ciego orgullo del nacionalismo español. Sí, ese que empezó diciendo que no era nacionalista, amenazó luego con montar un Ulster en Catalunya que iba a resolver los problemas de estreñimiento de los catalanes y termina por ahora amenazando con recurrir a la violencia, como siempre, por tierra, mar y aire.
Habrá que resistir. Ese juicio no puede celebrarse. Es la mejor manera de que nadie lo pierda.

miércoles, 24 de octubre de 2018

¿En dónde estamos?

 

Lo conseguirán, no hay duda de que lo conseguirán. Porque son tenaces, tozudos, consistentes, resistentes, decididas; porque han tejido un ámbito propio, una red propia, nacional, muy porosa, flexible, una realidad alternativa al Estado, tan real como virtual, con inigualable aprovechamiento de las tics, una política 2.3, que no es ya diálogo, sino multílogo; hablan todas, hablamos todas, desde los radicales antisistema, hasta los empresarios, los financieros, las burguesas. No sobra nadie. Y  no es bueno que sobre. En el entendimiento de que el objetivo postulado es común y a él se supeditan cualesquiera otros afanes.
En ese contexto toma fuerza la idea de que el independentismo, incómodamente próximo en apoyo al no-independentismo, debe intentar ampliar su base. Al margen queda aquí la no menos incómoda cuestión de por qué haya de estar el independentismo más necesitado política o moralmente de ampliar su base que el unionismo.
Por supuesto, toda idea de ampliar la base es feliz. Generalmente se prefieren más que menos votantes. La única objeción que cabe hacer a la propuesta afecta al precio de la ampliación, a si esta se logra al coste de reducir o renunciar a los objetivos propios. Si no hay reducción o renuncia, bienvenida será toda ampliación. Si la hay, bien en tiempo bien en modo, ya es otro cantar.
Quieren los hados regalarnos un interesante banco de pruebas. Ayer presentaron su plataforma los soberanistas de Catalunya en comú. Leída la noticia, destila ambigüedad. Se entiende que estos soberanistas se constituyen en grupo o corriente interna dentro de los Comuns, a los que someten a acerba crítica. Pero siguen dentro.
Atención al nombre adoptado. Los nombres, como las personas, evolucionan. Los nacionalistas de antaño pasaron a soberanistas y estos dieron en considerarse y llamarse independentistas. Siempre había cuestiones de matices. Llamarse “soberanista” ahora, ¿quiere decir que se es o no se es independentista? La ambigüedad viene de que quiere decir ambas cosas.
La cuestión es saber cómo afecta esa primera fractura de los Comuns al comportamiento de su grupo parlamentario de ocho diputados. Porque, según sean los resultados, comenzarán las especulaciones sobre alianzas parlamentarias con “otras fuerzas”. Por supuesto, la perspectiva de otro tripartito está excluida de raíz, gracias al suicidio del PSC, convertido en gran valedor de la España imperial del 155.
Estamos en donde estábamos, pero más avanzados. Y solo hay un camino: hacia delante.
martes, 23 de octubre de 2018

No damos abasto

La política catalana es un torbellino. Mientras el líder de Podemos medita sobre la conveniencia de acudir a Waterloo a un encuentro con el réprobo Puigdemont, este convoca a las fuerzas indepes en el histórico lugar para aprobar en petit comité el Consejo de la República, que se presentará con pompa y boato el próximo 30 de octubre en la sala Sant Jordi del Palau de la Generalitat. Han acudido todos, excepto la CUP, que podría haberlo hecho perfectamente.
Al margen de rifirrafes y resquemores, el Consejo es imprescindible. Cierto que trae un aire gaullista, incluso napoleónico. Ese “Consell” ya suena a Cónsul. Está dentro de la figura y el papel que ha asumido Puigdemont como representante de la República en el exterior y el depositario de su legitimidad. Que después el Consejo pueda o deba actuar como una u otra forma de alter-gobierno de la Generalitat es cosa que puede discutirse. Pero que la República tenga una proyección internacional independiente del gobierno español, concentrado en cortocircuitar la acción exterior del govern, parece incuestionable.
Sucede que en el torbellino de la política catalana interactúa una multiplicidad de sujetos que, además, se adaptan a veces bruscamente a los cambios de circunstancias. Los distintos polos del independentismo mantienen una actividad incesante por sí solos y en relación unos con los otros. Es lógico que haya discrepancias y fricciones. El anuncio de la CUP del paso a la oposición es un acicate más a los partidos de la Generalitat que, a fuer de realista, no niega la posibilidad de llevar al gobierno a elecciones negando el voto a los presupuestos. Como hacen los partidos del govern con los PGE en Madrid.
La perspectiva de elecciones, sin embargo, no preocupa en demasía a los otros partidos, por más que digan no quererlas. La CUP y ERC tienen buenas expectativas y la Crida presidencial no menos. La cuestión de las otras formaciones queda ya para los especialistas. En realidad, todos los movimientos están ya descontados y acaban girando en torno a la cuestión decisiva: cómo y cuándo se llega a la ruptura. Cada organización y elemento del movimiento indepe tiene su táctica. Pero todas estarán coordinadas hacia el fin último de la República y, por lo tanto, todas deberán apoyarse sin reservas. Ninguno de los intervinientes, sea partido, entidad social u organización esporádica puede pedir a otro que se detenga, que no actúe. El torbellino político es producto de la acción independiente de entidades independentistas.

domingo, 21 de octubre de 2018

En Flandes se ha puesto una pica en Flandes

Ya era hora. Parabienes a Iglesias. Fue a Lledoners en demanda de la aprobación a los PGE porque sí y fiado al común acervo de la izquierda que todos compartimos, estemos en donde estemos. Regresó cautivo del cautivo, con aviso de vuelta a Sánchez y ruego de que se ponga al habla con el presidente de la República, esa que los unionistas dicen que no existe. Y así ha sido. Enhorabuena y felicidades por enmendar un yerro descomunal. Ahora habrá que ver si el contacto personal al que Puigdemont invita a Iglesias y este ha tomado con recelo, sirve para algo. En concreto, para que Podemos acabe perfilando una posición inteligible (y, a ser posible, de izquierda) sobre el independentismo catalán.
Hay muchos escollos que vencer. El primero, la acusación a Iglesias de entrevistarse con un prófugo de la justicia y un enemigo de España. Puigdemont no es un prófugo de la justicia y se mueve en libertad por Europa y lo de “enemigo de España” es cosa de perspectiva. A muchos nos lo parecen más Aznar y Rajoy que Puigdemont y Junqueras.
Las acusaciones de traición y pactar con el enemigo le vendrán también a Podemos desde los círculos más catalanófobos de su aliado en el gobierno y en los PGE. Pero Sánchez no podrá apoyarlos porque si aceptó que Iglesias se viera con el no-preso político Junqueras, ahora no puede oponerse a otra entrevista con el exiliado no-político Puigdemont. Y tampoco enfadarse si alguien pone en práctica su monserga sobre el diálogo, dialogando.
La cuestión es: dialogando ¿de qué? Me atrevería a recomendar a las partes que, antes de fijar un objeto del diálogo, dedicaran un tiempo a conocerse mutuamente, a expresarse en confianza y de buena fe. Seguro que luego el diálogo concreto es más fructífero. Y lo sería más si invitaran a alguien de la CUP, a Anna Gabriel, que les pilla cerca. Sobre todo es importante que Iglesias vaya a Waterloo despojado de la armadura doctrinaria con que ha disimulado su incomprensión de la revolución catalana. En la cárcel ha visto el horizonte republicano. En el exilio verá el sentido de la transversalidad y el hecho de que la CUP haya dado prioridad a la cuestión nacional sobre la social.
Eso es lo que destroza el apolillado anatema que trae el de Podemos en el maletín doctrinal de la izquierda española de que el independentismo es una cortina de humo para tapar la corrupción del 3% de una burguesía que, además de corrupta, es supremacista y xenófoba. Y no porque esa burguesía corrupta etc se haya hecho independentista, sino porque también es independentista la burguesía no corrupta, y la empresa y las finanzas y la clase media, los partidos, las asociaciones de la sociedad civil, el ámbito municipal, las instituciones, el mundo profesional, el clero y hasta la izquierda más anticapitalista y antisistema. Se trata de una revolución de nuevo tipo que los de Podemos podían haber identificado antes de ser menos dogmáticos.
Encontrar respuestas a demandas que ni se entienden es el gran reto de la izquierda española. Se devana esta los sesos tratando de encontrar un punto medio, una terza via entre los dos monstruos de la política represiva y la independencia. Un reto imposible de abordar a primera vista pues se trata de elaborar una propuesta de izquierda que acepten los independentistas y los unionistas.
Nada que hacer porque, además, ya está hecho. Ese punto medio entre los dos extremos es el referéndum pactado de autodeterminación vinculante y con mediación internacional. Y no como un desideratum que se alcanzará cuando vuelva Arthur de Avalon, sino como una medida práctica y realizable que puede ponerse en práctica cuando se es parte del gobierno de hecho y se cuenta con la mayoría parlamentaria precisa.
Una vez cargadas las pilas en Waterloo, Iglesias puede ir a planteárselo a Sánchez como consuelo por no contar con la firma de los indepes en los PGE..

Días inquietos

Sánchez tiene horas para dar respuesta al requerimiento explícito de los independentistas e implícito de Podemos de “hacer un gesto” en relación con los presos políticos y el referéndum de autodeterminación. Por gesto solo cabe entender la liberación de aquellas, cuando menos, en pleno uso de sus derechos. Y la anulación de este esperpento judicial.
Tengo la impresión de que Sánchez no lo ve del todo así y, por tanto, no hará nada, esperando que los indepes le voten los presupuestos porque sí. Y puede pasar. De no ser  porque sí, por alguna otra razón “negociada”. Y ya con los presupuestos aprobados, la izquierda española procedería a la restauración del Estado del bienestar, desmantelado a modo por el PP. Pero es de suponer que, fieles a su palabra, los indepes no votarán los PGE.
Sin PGE, el gobierno  puede prorrogar los anteriores, pero difícilmente con las manos atadas y un compromiso adicional que ha contraído en Europa de hacer un recorte considerable. Así que, a lo mejor, se ve forzado a convocar elecciones. De haber elecciones, el resultado más verosímil es aumento del PSOE, mantenimiento de la derecha y descalabro de Podemos.
En Catalunya, siempre en su dinámica propia, esta cuestión de la votación de los presupuestos convive con otras que es preciso considerar. Nadie imagina que los PGE puedan votarse favorablemente. Se da por descontado salvo el caso de que, en efecto, el “gesto” del gobierno trastorne el terreno de juego. La dinámica del movimiento independentista está ganando la calle y presionando a las instituciones. Estas, olfateando peligro, deciden blindarse frente a tormentas posibles, para mantener la unidad de acción. En el govern tal cosa es fácil, en el Parlament, no tanto.
La presión, emanada sobre todo de los CDR y la CUP, se hace en nombre del mandato del 1-O de implementación de la República con el que todos están comprometidos. Está claro que el camino  de esa implementación lleva a la confrontación directa con un Estado para el cual cuestionar la monarquía en un parlamento es inadmisible. Una confrontación inevitable, tanto por el incremento de la acción en la calle como por el de la represión del Estado. Y que se materializará en el momento en que las instituciones catalanas desobedezcan al Estado como parece estar pidiendo la gente.

Un ensayo sobre la libertad de prensa y de expresión

El derecho antiguo, de Henry S. Maine

El derecho antiguo, de Henry S. Maine
Traducción, estudio introductorio y notas de Ramón Cotarelo

La democracia del siglo XXI.

La democracia del siglo XXI.
La ciberpolítica. Política, medios, internet y redes sociales.

Una visión personal de la izquierda y del país.

La comunicación política en el ciberespacio.

Ciberpolítica

Ciberpolítica
Internet ha generado una nueva opinión pública más densa e influyente, que se articula a través de cauces originales.

La España de Zapatero. Compilación con César Colino

Estudio preliminar

Los conflictos en la sociedad de hoy.

El otro mundo Cyrano de Bergerac.Estudio preliminar, traducción y notas de Ramón Cotarelo.

Franquismo postfranquista,

La política 2.0

La obra de Ayn Rand.

El doble en la literatura.

 

 

EL CINISME DEL PSOE i PODEMOS fent un xantatge a ERC i al PDECAT,per demanar-nos L’ACCEPTACIÓ DELS PRESSUPOSTOS GENERALS DE L’ESTAT PER L’ANY 2019.

“El cinisme del PSOE i PODEMOS a ERC i PDECAT” PER DEMANAR-LOS L’ACCEPTACIÓ DES PRESSUPOSTOS PER L’ANY 2019

 

Continua la lectura de EL CINISME DEL PSOE i PODEMOS fent un xantatge a ERC i al PDECAT,per demanar-nos L’ACCEPTACIÓ DELS PRESSUPOSTOS GENERALS DE L’ESTAT PER L’ANY 2019.

LA VERGONYA I EL XANTATGE DEL PSOE I DE PODEMOS, FETA ALS CATALANS, Vs. PER L’APROBACIÓ DELS PRESSUPOSSTOS DELREGNE D’ESPANYA.

LA VERGONYA I EL CINISME DEL PSOE I DE PODEMOS, Vs, LA MEMORIA I ELS MENYSPREU FET ALS CATALANS, AMB EL XANTATGE DEL PRESSUPOSTOS DEL REGNE D’ESPANYA.

 

Gonçal Bayó i Canut (18/10/2018  19,39pm)
Continua la lectura de LA VERGONYA I EL XANTATGE DEL PSOE I DE PODEMOS, FETA ALS CATALANS, Vs. PER L’APROBACIÓ DELS PRESSUPOSSTOS DELREGNE D’ESPANYA.