FREE

 FREE

Continua la lectura de FREE

Anuncis

LAOPINIÓN DE ÁLEX; TODOS SOMOS FALOPIANOS

 

New post on Societat Anònima

Todos somos falopianos

per Àlex

 

fachafalopiano

Estimado, o no:
Todo empieza en una de las Trompas de Falopio (no confundir con las trompas de Chiquetete). Allí, a mitad de camino entre el ovario y el útero y después de un coito, rodean al óvulo entre 100 y 2000 espermatozoides (dependiendo de los datos de la Delegación del Gobierno o de la Organización). Sólo uno (el Jedi elegido) se desprende de su cola (decisión complicada, no creas) y penetra la corteza del óvulo, que se cierra para todos los demás (tú no, que llevas chanclas). Durante horas, la cabeza del espermatozoide se hunde lentamente en el óvulo. Al fundirse sus núcleos se crea una nueva célula, el zigoto, con 46 cromosomas y el manual de instrucciones para crear al bebé (un poco como un mueble del IKEA). En ese lugar, en la trompa de Falopio, empieza todo (bueno… si haces dos flashbacks empieza en una discoteca y un sólo flashback te dice que el preservativo que compraste en la máquina de la gasolinera llevaba demasiadas semanas recibiendo el calor del sol). Pues bien, en la Trompa de Falopio no hay banderas, ni discursos incendiarios, ni identidades impuestas. Gabriel Falopio, el anatomista italiano del siglo XVI que dio nombre a un lugar tan mágico, no creo que lo dotara de ningún sentimiento patriótico. Porque en el momento de la fecundación poco importa la geolocalización de la Trompa. Sí que resulta importante la geolocalización del nacimiento. Para organizarnos mejor (eso sí, tras unas cuantas guerras) los seres humanos nos inventamos los conceptos de Nación y de Estado, que vendrían a resumirse en un: “daquí pallí tas de sentir esto y dallí pacá tas de sentir lo otro. Y pa que lo recuerdes, aquí tienes el pasaporte”.
Quizás esté equivocado pero yo creo que las identidades son un lienzo en blanco sobre el que pintamos una vida (uf… qué cursi). Hay colores que de alguna manera nos vienen impuestos por circunstancias que no controlamos. La más importante es qué coordenadas elige nuestra madre para lanzarnos al mundo extrauterino. Eso nos da una nacionalidad, un DNI y la excusa para que un imbécil te diga “mira ese plástico en el que sale tu careto en blanco y negro, el nombre de un Estado y una bandera”. Pero es que, además, en ese lienzo hay colores que elegimos nosotros. El porcentaje entre los colores impuestos por las circunstancias y los colores elegidos, lo deberíamos determinar nosotros. Porque, qué quieres que te diga, soy catalán, me siento catalán, adoro a Catalunya por muchas razones pero uno de mis lugares favoritos en el mundo es Cotlliure (concretamente sentado en el banco que hay al lado de la ermita mientras disfrutas del anochecer), o el Quai de la Toumelle en París desde el que se ve Notre Dame, o las páginas de Tokio Blues del japonés Murakami, o la sala de conciertos en la que algún pianista interprete el Nocturno en Mi Bemol Opus 9 Nº 2 de Chopin, o en cualquier concierto de Marillion o el restaurante en el que me sirvan Yakisoba. Amar eso no es ser un facha. Amar eso es amar eso, sentirse vivo, haber descubierto la belleza o los placeres de la vida. Sean de donde sean y estén donde estén.
Amar la tierra no es ser facha (bueno, intentar hacer el amor con la tierra no sé si es ser facha pero sí un poco rarito). Ser facha es otra cosa. Tiene que ver con la imposición. Un facha es un señor que viene con un bote de pintura de un color que no te gusta y te deja TU LIENZO pintado con lo que a él le da la gana. Es alguien que decide por ti, que pretende humillarte por alejarte de su monopensamiento, que utiliza la violencia para invisibilizar tus necesidades, que te cosifica, que anula tus voluntades, que pervierte el sistema y que impone identidades. Eso (entre otras muchas cosas) es un facha.
Repito: amar a tu tierra no es ser facha. No parece recomendable parapetarse detrás de un Ejército para imponer nada a nadie o que se transforme en impulsos sexuales que te lleven a buscar los hoyos de un campo de golf con el culo al aire y una camiseta con la bandera de España. Pero experimentar afecto por el lugar en el que naciste o vives, no es ningún delito. Aunque seguramente parece más positivo hablar de sociedades, de cómo se reparte la riqueza, de cómo se protege a los débiles, de cómo educar a las niños y jóvenes o con qué valores debemos nutrir nuestra manera de organizarnos. Menos patrias y más sociedades. Y si los fachas te han robado los símbolos, quizás deberías pedirles explicaciones.
De todas maneras, lo que sí veo un delito es utilizar la tipografía Comic Sans. Eso debería ir directamente al Tribunal de la Haya.

Àlex | 7 gener 2018 a les 12:40 | Categories: Actualitat | URL: https://wp.me/p156Bm-3o2

Continua la lectura de LAOPINIÓN DE ÁLEX; TODOS SOMOS FALOPIANOS

La opinión de un ciudadano español: LUCAS LEON SIMON

La opinón de un ciudadano español:

New post on Lucas Leon Simon

El día después del ¡A por ellos, oe!

 

 

 

1 oct

Cuando ha pasado una semana desde las elecciones en Catalunya, continúa el bochornoso espectáculo de los medios informativos afines y comprados por el estamento bancario de este país.
Han tratado, contra natura, de hacernos creer que el mal llamado “constitucionalismo” había triunfado en estas elecciones,  ya que el despliegue de recursos, presiones, medias verdades y declaradas mentiras entorno a la sospechosamente financiada candidatura de Ciudadanos les había dado un pregonado –más pregonado que real- ganador.
La realidad es tozuda y diferente. El independentismo ha resistido el envite. Su porcentaje de voto es muy similar al que tenía antes de la irregular aplicación del artículo 155 de la desprestigiada Constitución del 78.
No había “voto silencioso” ni otras zarandajas con que se ha argumentado maquinal y tradicionalmente cuando la capacidad de movilización del soberanismo, dejaba en ridículo al fervor patrio alimentado desde la Estepa.
Ha habido una participación de record, pero los abstencionistas de otras ocasiones han votado en la misma proporción y dirección que los que ya lo hacían. Se les acabó el argumento y la excusa a los estrategas del patriotismo dolido, de ventana provocadora en el balcón que mira a Suiza.
El batacazo del PP, de su política –en particular la represora y golpista del 155-, de sus políticos filonazis, de sus virreinas descabezadoras y de Mariano Rajoy, en particular, ha sido de órdago. Ni al 2 % de los votantes ha llegado una formación que se queda sin grupo parlamentario, no descabezada sino descoyuntada, pero que para vergüenza individual y colectiva sigue gobernando al día de hoy –vía golpe de estado- los destinos de una comunidad donde se les repudia y causa asco.
El papel de los medios informativos, destacando en lo zafio “El País” y “La Sexta”, ha sido abochornante. Han cantado en tono tifossi el pretendido éxito de la lista de Arrimadas, una política “recién llegada”, sin vocación conocida hasta que le llegó “el olor de las sardinas del cargo”, sin cultura política -¡Ay,  ese respeto a los votantes de una imaginaria “Constitución de 1.939”!- y se han negado a aceptar que el que ellos llaman despectivamente “independentismo” sigue teniendo la mayoría parlamentaria y la capacidad de gobernar un país donde ellos son, aparte de minoría, abiertamente indeseables.
Para el resto de Hispania, los editoriales, las líneas políticas de partidos desangrados –no menos “glorioso” ha sido el resultado del PSC de un impresentable Iceta- sigue siendo ignorar la realidad. La realidad de un cuerpo vivo, que enlaza cultural, idiomática y sentimentalmente con unas raíces seculares y al que sólo se le opone la gente desarraigada, nostálgica de banderas y aguiluchos, de dictaduras, fiscales y jueces sometidos que imaginan, condenan y encarcelan por ilusorios y grandilocuentes delitos: rebelión, sedición, incitación al odio.

Unamuno –que no era independentista- escribió en una carta a Azorín en 1.907, en ella decía:

“Merecemos perder Catalunya. Esa cochina prensa madrileña está haciendo la misma labor que con Cuba. No se entera. Es la bárbara mentalidad castellana, su cerebro cojonudo (tienen testículos en vez de sesos en la mollera)”.

Pues eso. Lo que los optimistas llaman “España” merece perder Catalunya. Han hecho redoblados méritos: incitar a la barbarie con el “A por ellos, oe!, moler a golpes a pacíficos ciudadanos “armados” de papeletas de voto y ponerse de espaldas al raciocinio cuando día tras día, año tras año,  se ha reclamado contra la discriminación y el ejercicio colonialista.
Se ha vuelto el Piolín,  Soraya y Rajoy han fracasado con estrépito, los que iban ¡A por ellos! se han vuelto con el rabo entre las piernas y a medio cenar … quedan los golpes, la cárcel injusta para algunos y un enorme despilfarro de medios y dineros por parte de los habituales despilfarradores de turno.

Ah, y la prensa cochina –en palabra de Unamuno-.

lucasleonsimon | 28 Desembre, 2017 a les 8:45 p12 | Categories: Uncategorized | URL: https://wp.me/p13aIT-W7

 

Les opinions del ciutadans: CATALINA VALVERDE

Les opinions dels ciutadans: CATALINA

VALVERDE

 

EIXAMPLAR LES BASES”

És indiscutible que el guanyador de les eleccions del 21-D ha sigut el front republicà. Dit això, també sabem que el partit més votat ha estat, encara que sembli mentida, C’s.
C’s és un partit nascut per dividir les persones que vivim a Catalunya, per crear problemes allà on mai hi ha hagut i com a substituts del PP que, en pocs anys, desapareixerà.
C’s no és un partit que tingui cap ideologia. És a dir, està creat amb una determinada intenció que és fer desaparèixer el poble català. Per aconseguir-ho, el primer que han de fer és eliminar el català, i amb aquesta intenció, explica milongues als castellanoparlants que se senten espanyols, atiant la seva espanyolitat versus el catalanisme.
Als independentistes ens interessa ampliar les bases, hem de créixer, i crec que ja només podem fer-ho incorporant, precisament, aquestes bosses d’espanyolitat que tant es resisteixen a escoltar-nos.
Si Pedralbes i Nou Barris han votat el mateix, vol dir que algú està votant malament i nosaltres ja sabem qui són.

Tots coneixem quin és el programa de C’s, i seria hora que algú els ho expliqués a aquells que els han votat.

Diu Rufián, i crec que té raó, que de les banderes no es menja. Hem de fer entendre als que se senten espanyols, residents a Catalunya, que si fem la República ells continuaran sent espanyols, que el que volem amb la República és un país més just per a tothom, per als que se senten espanyols i per als que no, per als que parlen català, castellà o swajili, PER A TOTS. Que nosaltres no som enemics de ningú, i que si sempre hem conviscut sense problemes des de fa molt anys, hem de continuar fent-ho. Vull recordar que abans que C’s entrés en escena, no hi havia cap problema amb els idiomes ni amb la immersió lingüística.
Em poso a la pell d’un espanyol d’aquests recalcitrants i penso si les manis que fem els indepes, amb estelades, no li deuen produir la mateixa sensació de rebuig que em causa a mi una mani amb banderes espanyoles.
Què vull dir amb tot això? Doncs és molt senzill: que el discurs independentista no l’hem de fer identitari si volem atraure ciutadans a la nostra causa, que hem de desmuntar les mentides de C’s i de l’Estat espanyol, amb explicacions fàcils i que tothom les pugui entendre.

Sense enganyar ningú, hem de canviar d’estratègia. I aquest canvi crec que passa per deixar de banda, almenys de moment, l’identitarisme.

 

Catalina Valverde
26/12/2017

 
 

Continua la lectura de Les opinions del ciutadans: CATALINA VALVERDE