LA OPINIÓN de LUCAS LEON SIMON “LA REVOLUCIÓN DE LOS PENSIONISTAS”

La opinión de Lucas Leon Simon

LA REVOLUCIÓN DE LOS PENSIONISTAS

Pensión mísera, caridad, sopa y policía: ésta será para siempre la dieta de los pensionistas en esta utopía capitalista que ha terminado.
En un tiempo pasado se hacían revoluciones, se cortaban cabezas y se asaltaban los palacios de invierno. Ahora no. Ahora una ministra te manda una carta y te condena al hambre,

Exhaustos por el “esfuerzo”  los ministros, los líderes de los partidos del Ibex y el Opus, los bancos, los presupuestos de Defensa, las dietas, los coches oficiales… creyeron que el hambre de la humanidad les era accesorio y se refugiaron enrocados, en sus mayorías de ocasión, en el amparo de sus jueces comprados y de su prensa vendida por treinta monedas de mentira.
Y, formando con ella una tempestad que el viento de la postverdad  alimentaba, trataron de contener los diques del viejo orden. Algunos días de gloria conmovieron entonces al mundo. Exaltados por las cartas ministeriales, por el hambre de sus nietos o por el paro de sus hijos,  los pensionistas más ardientes, blandiendo su 0,25 %, penetraron en moncloas, ministerios y  palacios y por un momento la rebelión y el hambre  se unieron  a la rabia.
En esta dirección tomaron parlamentos, senados, gobiernos autónomos, ayuntamientos y “cuevas de Alí Babá” y comenzaron a arder decretos, ministras y constituciones interpretadas por bien pagados perritos falderos.
La guillotina volvía a las calles, el paraíso en la tierra era posible. Y pronto surgieron todos los desesperados del país a formar un sindicato de agraviados: pensionistas, parados, desahuciados, preferentistas, milagreros de la virgen del Rocío y receptores de cartas innombrables… a llenar de aires de revolución las grandes alamedas de la libertad.
De ese sueño los proletarios de aquel país hicieron una patria común, sin banderas en los balcones y sin cabras legionarias, la cual también dio cobijo a los parias y a los visionarios. La esperanza sirvió para hacer una gran estampida de la sociedad en la que la Revolución era iconoclasta.
La libertad convertida en otro viento se llevó aquella jauría  corrupta, aquel sueño que el desencanto ya había arrebatado. A partir de ahora los desesperados de la tierra no recibirán cartas del “gran esfuerzo”  de modo que la revolución social se hará a navaja, uno a uno, en cada esquina. Usted podrá realizar los esfuerzos que usted quiera con su pensión sin que interceda la Virgen del Rocío, y donde no llegue el pan llegará la guillotina del pueblo.
Servida por el poder, reinará la rebeldía; en las esquines se verán las caras de los corruptos y los genitales de los ladrones del dinero público; todos los reyes se exiliaran a Santa Elena y los mastines se mearan en sus coronas y toisones. Y todo el mundo se ciscará en los telediarios. Si ya no es posible un paraíso en la tierra, si impiden nuestros sueños, no les dejaremos dormir.

lucasleonsimon | 31 gener, 2018 a les 8:45

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s