LA VISITA DEL MARCIANO

LA VISITA DEL MARCIANOTárrega

PALINURO

Por fin se han visto Puigdemont y el sobresueldos, gracias a la iniciativa del primero. Los líderes de los otros tres principales partidos de ámbito estatal, Sánchez, Iglesias y Rivera ya habían ido a charlar con él a las tierras de la antigua marca hispánica. Y volvieron muy contentos. Los catalanes, afirmaban, no muerden y Puigdemont es una persona encantadora, educada y políglota. Las noticias llegaron a La Moncloa, aunque parezca mentira, pero su inquilino no se dio por enterado. Él ya había roto con Mas en 2014 y es mucho español, partidario del mantenella y no enmendalla. Además, esto de la buena educación, la cortesía, las maneras educadas son refitolerías de personajillos. Él jamás descolgaría el teléfono para llamar a un catalufo que no se peina. Le daría urticaria borgoñona.
Bromas aparte, es increíble la absoluta incompetencia de comentaristas, analistas y otros istas sin aristas. Nadie ha explicado el significado y contenido reales de esta entrevista entre Puigdemont y Rajoy. Nadie parce capaz de interpretarla en su alcance. Y no es difícil. Veamos:
Puigdemont preside un gobierno en plenitud de poderes, con un apoyo parlamentario claro, un programa y un objetivo fijado en el tiempo.
El sobresueldos preside un gobierno en funciones, que no pinta nada, sin apoyo parlamentario y sin saber a dónde va, si va a alguna parte.
Puigdemont dispone de la mayoría absoluta del Parlamento tras unas elecciones limpias con resultados claros. Comparece en la cámara cuando se le pide y da las explicaciones pertinentes.
El sobresueldos no tiene mayoría absoluta en el Parlamento, frente al cual se ha situado en rebeldía, negándose a comparecer, a rendir cuentas; y actúa como un verdadero “okupa” de La Moncloa.
Hay una diferencia de legitimidad abismal. Tanto que cabe reprochar a Puigdemont que pierda el tiempo viniendo a hablar con este pecio, que no pinta nada ni tiene nada que hacer pues, como él mismo reconoció, tiene la “agenda bastante libre”. Y tan libre. Como que no hace nada ni nadie lo tiene en cuenta para nada. En realidad, la visita del catalán es casi como la de un marciano a un cortijo español cuyo propietario es un gandul.
Un gandul que dice “no” a todo. No a todas las propuestas que trae Puigdemont, como ya dijo “no” a las que le trajo Mas en 2014. “Ustedes, señores catalanes, parece estar diciendo, hagan lo que quieran pero en España mando yo y aquí no se mueve nada ni nadie”.
¿La consulta? De consulta, ni hablar. La ley lo prohíbe y el okupa explica a Puigdemont que la ley está por encima de todo, per damunt de tot. Dos observacioness para acabar de entender por qué el catalán marciano salió de la entrevista pellizcándose para saber si estaba despierto o todo había sido un mal sueño:
1ª) Rajoy llama “ley” a las normas jurídicas que él y los suyos cambian cuando les da la gana y como les da la gana. La Constitución (art.135), la Ley de Radiotelevisión española, la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Ley Orgánica del Tribunal Constituciona… todo lo que no le cuadra lo cambia a su antojo. Luego, dice a lo demás que tienen que someterse a la ley, esa misma que él cambia cuando le peta. Es decir, los demás, los catalanes especialmente, tienen que someterse a la ley del embudo.
2ª) No es verdad que la ley prohíba hacer la consulta. La Constitución dice (art. 92, 1) que “las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos” y, por otro lado, (art. 150, 2) añade que “el Estado podrá transferir o delegar en las Comunidades Autónomas, mediante ley orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación.” Alguien podrá decir que, con este artículo, sobra el resto de la Constitución y, por supuesto, todo el título VIII sobre Comunidades Autónomas. Y no le faltará razón. Pero, por ahora, no queremos ir tan lejos. Bastará con observar que, según la Constitución, el Estado podría transferir a Cataluña la competencia para hacer un referéndum de autodeterminación como ha hecho los escoceses y los quebequeses
O sea, si los catalanes no pueden hacer un referéndum de autodeterminación no es porque la ley lo impida (como mendazmente sostienen Rajoy, Sánchez y Rivera) sino porque a los nacionalistas españoles no les da la gana.
Que es el criterio con el que estas gentes llevan desgobernando el país hace cientos de años.
Ya puede el marciano volverse a Marte.
RAMÓN COTARELO GARCIA.
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s